Feedlot: porqué novillos con igual manejo rinden diferente al gancho

/, Innovación/Feedlot: porqué novillos con igual manejo rinden diferente al gancho

Feedlot: porqué novillos con igual manejo rinden diferente al gancho

2024-05-10T02:29:10-03:0018 de abril, 2024|20 comentarios
Pedro Sueldo.

Pedro Sueldo.

Una evaluación de 8 mil animales Angus engordados con sistemas estandarizados arrojó una gran variabilidad en su rendimiento al gancho, con diferencias de hasta 11 puntos porcentuales. Una problemática que se repite en numerosos feedlots y que adquiere mayor relevancia por tratarse del parámetro clave para monetizar el esfuerzo del productor. Buscando explicar las causas, el Ing. Agr. Pedro SueldoCoordinador científico de rumiantes de Vetanco, hace una puesta a punto de los últimos estudios en el país y el mundo sobre el impacto de la recría en la terminación.

¿Cuándo se define el negocio del engorde? El estudio, que pone de manifiesto el quid de la cuestión, se realizó en un feedlot del país donde se midió la relación entre el tiempo de estadía (eje horizontal) y el rendimiento de la res (eje vertical) de todos los animales fenotípicamente considerados Angus.

“Si, por ejemplo, miramos los novillos que se faenaron tras 83 días de engorde, algunos rindieron 63% y otros apenas 51%. Como la raza, el peso de ingreso, los días de estadía y la dieta eran las mismas, hay que remontarse a lo que sucedió antes de ingresar al corral, o sea, cómo se manejó ese animal durante la recría, para explicar buena parte de la variabilidad”, dijo Sueldo en diálogo con Valor Carne. Y planteó: “algo importante es entender cuándo empieza la recría”.

Momento cero

¿Por qué la recría impacta tanto en la terminación? “A diferencia de lo que se piensa muchas veces en el campo, que pone el foco en el proceso posterior al destete, la recría se inicia en el mismo momento de la concepción”, argumentó Sueldo.

En tal sentido, desde el primer mes de gestación, pero sobre todo en el segundo trimestre, se define el número de fibras musculares que desarrollará la progenie durante toda su vida. No hay incrementos en cantidad después del nacimiento, solo aumentos de tamaño de esas fibras.

“Si malnutrimos a la madre en ese momento, tendremos una disminución del potencial de crecimiento del ternero a largo plazo”, advirtió.

A su vez, desde los cinco meses de gestación hasta aproximadamente los siete meses de vida del ternero se desarrollan las células donde luego se depone la grasa intramuscular.

“Si no se forman esos ‘adipocitos’ en ese período no podremos meter grasa intramuscular durante el engorde, que brinda jugosidad y terneza, y se genera grasa subcutánea. Por eso, cuando se faenan animales mal recriados, tienen exceso de cobertura (de escaso valor comercial) y poca grasa intramuscular”, pormenorizó.

Para echar luz sobre estos “errores”, Sueldo tomó como ejemplo un ensayo del INTA Cuenca del Salado realizado por el equipo del MV Sebastián Maresca que midió el efecto de la restricción proteica durante la gestación media.

“La restricción es una práctica que utilizan muchos productores porque consideran que la vaca aguanta los primeros meses y si las suplementan hacia el final vuelven a ciclar tras la parición. Y es cierto que la vaca aguanta, pero por algún lado nos los cobra”, alertó.

La experiencia incluyó 68 vacas Angus, de las cuales un grupo recibió suplementación proteica alta (HP) y otras fueron restringidas (a partir del día 134 de gestación) al 64% de sus requerimientos (LP). Todos los terneros nacieron en la misma época y tuvieron igual recría y terminación.

El gráfico muestra que las madres restringidas dieron una descendencia de menor rendimiento en planta: 57,6% versus el 60,2% de la suplementadas.

¿Da lo mismo recriar bien o mal?

Un paso más adelante, yendo al post destete, un ensayo de Neel et.al (2007) muestra qué pasó variando la ganancia de peso durante la recría de 216 terneros británicos: un tercio ganó 290 g/d (bajo), otro 520 g/d (medio) y el último 790 g/d (alto). La cría y terminación fue la misma.

El peso final de la recría, obviamente, fue mayor en el que tuvo alta ganancia diaria. Pero, durante la terminación, si bien el animal mal recriado ganó más kilos por día (1,16 vs 0,94 kg), no llegó a compensar el cien por ciento de lo que no ganó en la etapa anterior. Por eso, a los mismos días de encierre, salen más livianos: 495 kg vs 523 kg.

“Si el productor hace el ciclo completo, no le conviene recriar mal. Si quiere que ese animal equipare el kilaje del bien recriado necesitará más días de engorde, más comida. Entonces, es más caro llegar al mismo peso”, alertó Sueldo, agregando que el mal recriado además rindió al gancho 57% vs 58,8% del que ganó más peso. “Si se paga por rendimiento es muchísima plata”, aseveró.

¿Y si se trata de un feedlot de compra? “Deberá seleccionar proveedores que hagan las cosas bien, haciendo un seguimiento de la performance de los terneros. Hay empresas que ya lo están haciendo”, respondió. 

Finalmente, el especialista presentó un ensayo similar, más antiguo pero muy vigente, de Hersom et.al. (2004). Se evaluó un rodeo recriado con distintas ganancias diarias (baja, media y alta) y con las mismas cría y dieta de terminación. La diferencia con el trabajo anterior (en el que se igualó la cantidad de días de encierre) es que en este caso los animales fueron faenados cuando llegaron a un espesor de grasa dorsal de 12 milímetros, que es lo que piden los mercados. 

¿Cuál llega primero, el que fue bien o mal recriado? Los que habían tenido altas ganancias diarias durante la recría (ingresaron más pesados al feedlot), necesitaron 85 días de encierre para lograr la cobertura de grasa requerida. En el otro extremo, con una tasa de 150 g/d durante la recría (ingresaron más livianos), necesitaron 158 días de estadía.

Encima los mal recriados se terminaron más livianos: 528 kg vs 542 kg de los bien recriados. “O sea que finalmente lograron menos carne y menos rinde al gacho. Una muestra de lo carísimo que resulta recriar mal”, subrayó.

Para reflexionar

Este aporte del laboratorio Vetanco busca contribuir a la toma de decisiones de los productores mostrando desde la ciencia cómo impacta la recría en la terminación.

“La variabilidad que se advierte en el feedlot se origina mucho antes. En nuestros sistemas productivos el talón de Aquiles es la recría, entendida desde la concepción. Por eso, la restricción nutricional durante la gestación y las bajas ganancias de peso post destete afectan el rendimiento de la res y la calidad de la carne. Mejorar estos procesos es estratégico para el negocio ganadero”, concluyó Sueldo.

Por Ing. Agr. Liliana Rosenstein, Editora de Valor Carne

Los trabajos citados

Maresca et. al. (2019). The influence of protein restriction during mid- to late gestation on beef offspring growth, carcass characteristic and meat quality. Meat. Science.

Neel et. al. (2007). Effects of winter stocker growth rate and finishing system on: I. Animal performance and carcass characteristics. Journal of Animal Science.

Hersom et. al. (2004). Effect of live weight gain of steers during winter grazing I. Feedlot performance, carcass characteristics, and body composition of beef steers. Journal of Animal Science.

Print Friendly, PDF & Email

20 Comentarios

  1. Eduardo Jensen abril 18, 2024 at 10:51 am - Responder

    Sres. Valor Carne, me parece que pueda haber algún error tipográfico con relaciòn a lo expresado en cuanto a la variabilidad porcentual de 11 puntos de rendimiento en la faena de animales muy estandarizados en tipo y forma de producción
    Trabaje 52 años en la Industria frigorífica, 47 de ellos mi responsabilidad básica fue el abastecimiento como también la producción intensiva y extensiva, no encontrándome nunca con guarismos de tal amplitud en resultados de faena.
    Saludos
    Eduardo Jensen

    • Pedro abril 18, 2024 at 12:09 pm - Responder

      Gracias por el comentario Eduardo. Ese valor es la diferencia entre los dos valores extremos (superior e inferior), no es el desvio estándar de la muestra que, como decis, es mas chico.

      • Eduardo Jensen abril 18, 2024 at 1:50 pm - Responder

        Pedro conteste por privado, pero voy al sitio
        Sin animo de polemizar, entiendo el escalón inferior, pero esa diferencia es la que habría entre un Novillo pesado promedio con 58 % de rinde vs. una vaca manufactura/conserva con 47 %. No imagino novillos con un fenotipo asi proviniendo de engorde a corral
        Saludos
        Eduardo

  2. Eloy Abelenda abril 18, 2024 at 12:04 pm - Responder

    Y la genética le parece que no juega un factor importantísimo…?

  3. Julio abril 18, 2024 at 12:06 pm - Responder

    Excelente articulo. Para pensar. Especialmente si se comieza a comercializar por rendimiento y/o calidad de carne. Saludos !

  4. Fernando s abril 18, 2024 at 2:55 pm - Responder

    Mb el trabajo gs , si la dispersion en la media es tan alta me animo a afirmar que esta dada… por el sin numero de variables que interaccionan en el rend %. Sldos y gracias

  5. Pierre abril 18, 2024 at 3:16 pm - Responder

    Buenisimo el articulo !!! Felicitaciones
    Es real lo que pregunta Eduardo, seguro tiene explicacion. Muchas veces es como se toman los desvastes para ver el rinde. Y como trabajan las distintas industrias

  6. Ernesto abril 18, 2024 at 6:25 pm - Responder

    Muy buenos datos bibliográficos. Recria, unos de los tantos factores que explican la variabilidad del producto final. Con tres/cuatro meses de terminación no se puede hacer magia.

  7. Jorge Gasic abril 19, 2024 at 9:05 am - Responder

    Evidentemente el valor de la grasa intramuscular es comercialmente muy superior al de la subcutánea, pero esta ultima tampoco se retira de la media res por lo tanto el efecto en el rendimiento al gancho no parece tan claro.
    Por otro lado en el ensayo de recriados bien vs mal, la diferencia de rinde al gancho 57.1 vs 58.8, también se puede explicar por el peso de faena 495 vs 523. Es sabido que animales más pesados rinden mas que los livianos si las demás condiciones (raza, sexo, nivel de terminación y pesaje en pie) son similares.
    No es mi intención cuestionar la importancia de la buena cría, muy por el contrario, sus efectos sobre el desarrollo, crecimiento y peso final son evidentes. Solo comentar que las diferencias de rendimiento al gancho no son tan fáciles de explicar por esta razón y muchas veces tienen que ver con estado del digestivo al momento del pesaje en pie´, entre otras.

    • Palacios raul medico veterinario abril 22, 2024 at 3:14 pm - Responder

      Hay que tener en cuenta también con respecto del rinde si se toma el 6 u el 8%, como se cargo eses animal al momento de le pesada y cuenta agua ingirió,no es lo mismo en verano que en invierno eso hace varias mucho el rinde,y los kms al frigorífico también juegan,además el consumo de gasoil del mismo flete .todo es un combo a tener en cuenta.

      • Jorge Gasic abril 25, 2024 at 9:08 am - Responder

        Entiendo que los estudios presentados, obviamente tenían esos factores debidamente aislados y estábamos comentando respecto de factores intrínsecos y no de las condiciones de pesaje en un momento determinado. Estos últimos, por supuesto afectan significativamente el rendimiento a la canal.
        saludos
        Jorge Gasic

  8. Edgardo abril 20, 2024 at 3:20 pm - Responder

    Articulo muy interesante que reafirma la importancia del manejo de los terneros en la recría y su efecto sobre el comportamiento productivo posterior, en sistemas intensivos. Con la utilización de modelos mas sofisticados de evaluación genética se ha podido comprobar su importancia en la manifestación fenotipica de las características productivas relacionadas con el crecimiento y calidad de carcasa. En este caso, no sera posible que las diferencias genéticas entre lotes de terneros Angus contribuyan a las diferencias atribuidas exclusivamente al manejo de la recría?. Muchas gracias

  9. Darío Colombatto abril 21, 2024 at 8:39 pm - Responder

    Pedro, son datos individuales o grupales los que mostrás? Si son individuales es claro que puede haber animales con rendimientos muy bajos (realmente encontrar un animal "gordo" que rinda el 51 es sumamente raro, como te apunta Eduardo Jensen. Además, quiere decir que tuvieron el peso individual al llegar al frigorífico (no todos los animales desbastan igual) y que además siguieron cada animal con su trazabilidad hasta el palco de faena.
    Saludos

    • Pedro abril 22, 2024 at 1:53 pm - Responder

      Dario ! El dato de rendimiento es individual. Ese dato lo construimos junto al frigorifico tomando peso de egreso del feedlot y aplicando un 6% de desbaste. Una vez en frigorífico, cuando entra al cajón de noqueo, se asocia el numero de caravana de cada animal con el número de garrón y de esa manera podemos saber el peso de la res de manera individual. No es muy académico, pero nos permite observar algunas cosas.

      Aprovecho tu pregunta para aclarar que esa base de datos también incluye información sobre los animales que han sido descartados durante el proceso, así como datos de animales a los que se los envió a faena sanitaria. Esto muy probablemente contribuye a la presencia de datos extremos que muestran resultados notablemente inferiores.

      Además, hay un factor adicional que añade “ruido” al análisis: la falta de información sobre la edad de los animales al momento de ingresar al feedlot. Dato crucial para determinar si su peso inicial se encuentra dentro de los parámetros "esperados" para saber si el animal esta bien recriado o no.

      De todas formas, utilizamos esa base de datos como punto de partida del articulo para abordar el tema de que parte de la variabilidad observada en el resultado final se atribuye y se construye en las fases anteriores a la etapa de finalización.

      Un gran abrazo Dario !

      • Dario Colombatto abril 23, 2024 at 10:32 am - Responder

        Gracias Pedro. Es probable que haya ruidos en el análisis, pero también es muy encomiable que hayan podido realizar el análisis individual. Te diría que la forma de asociar la caravana al dato del frigorífico es la más académica que hay (sino la única) de hacerlo en la práctica. Un abrazo y gracias

  10. Nego. abril 22, 2024 at 1:34 pm - Responder

    Está muy demostrado q las carencias de la vaca madre se trasladan automaticamente a la gestación y tambien cuando mandamos al destete al fondo del campo a comer poco xq total se està criando….nada de eso es bueno..afecta de forma irreversible al animal..HAY que mantener en toda la linea productiva una buena performance..

  11. Gaspar Eguizabal abril 23, 2024 at 7:20 am - Responder

    Excelente trabajo Pedro. Como nos tiene acostumbrados los Sueldo muy claro y concreto

  12. Omar de Dominicis abril 25, 2024 at 5:29 pm - Responder

    Muy buen trabajo Pedro, y como dice Darío, no hay otra forma del seguimiento dentro de la faena que no sea por garrón, y es valida. También entiendo que el trabajo intenta valorizar la importancia de la nutrición de la vaca en sus distintos tercios de gestación, que son tan importantes para la producción y calidad de la carcasa futura. Felicitaciones por investigar y medir. Abrazos

  13. Augusto Borca mayo 3, 2024 at 9:50 am - Responder

    Estimado pedro,
    Como calculan el rendimiento al gancho ?
    Con balanza individual en pie contra el peso de canal, con el desvaste previo a faena ?
    Cuantas horas de ayuno tenian los animales, estaba estandarizado ‘
    Trabajo en uruguay en la cadena carnica y los rendimientos son diferentes.
    Podrias brindarme informacion por privado de la definicion de canal bovina faenada.

    saludos Augusto

    • Pedro mayo 6, 2024 at 8:25 am - Responder

      Hola Agusto !

      El dato de rendimiento es individual. Ese dato lo construimos junto al frigorifico tomando peso de egreso del feedlot (lleno) y aplicando un 6% de desbaste. Una vez en frigorífico, cuando entra al cajón de noqueo, se asocia el numero de caravana de cada animal con el número de garrón y de esa manera podemos saber el peso de la res de manera individual. Como puse en comentarios mas arriba, no es muy académico, pero nos permite observar algunas cosas

      Saludos !

Dejar un comentario