22 de Enero del 2019

20-12-2018

El novillo de consumo resiste ante ingresos abultados

 

Tras dos meses con valores reales por debajo del año anterior, hoy se ubica 2% arriba. Los precios en Liniers se mantienen pese a la gran oferta, lo que hace prever una mejora cuando se normalice. ¿Convalidarán la suba los consumidores?

El novillo de consumo resiste ante ingresos abultados

En esta semana, los valores de novillos comercializados en el Mercado de Liniers mantuvieron estabilidad nominal, los de livianos (novillitos y terneros gordos) lograron aumentar, mientras que las vacas mantuvieron el curso descendente de los últimos 90 días.

Los arribos de las últimas cinco ruedas suman un importante volumen de 35 mil cabezas, que superan en 43% al promedio semanal del último año, tras dos semanas de niveles 30% superiores a la misma variable.

Los cambios en las cotizaciones llegan después de mejoras de 1% para machos adultos durante la semana pasada y del 2-3% para livianos, con caídas de 6% para vacas. Así, el acumulado de los últimos 15 días muestra subas de 1% para novillos y del 4-5% para livianos; y bajas de 10% para hembras adultas.

La comparación con los precios de 30, 60 y 90 días atrás arroja una diversidad de situaciones. Los novillos están igual que hace un mes y 2 y 5% abajo en dos y tres meses, respectivamente. Los livianos +7% en un mes y +2% e iguales que en dos y tres meses. Las vacas marcan entre 10 y 17% por abajo, según el período que se considere.

Estos movimientos disímiles muestran que mientras el novillo se mantuvo estable, en términos nominales, en los últimos dos meses, los livianos llevan cuatro semanas de aumentos y las vacas tres meses de retracción.

La comparación de precios reales

El precio del novillo, en términos deflacionados, se mantiene estable por octava semana consecutiva. Si bien se ubica 6% por debajo de la trayectoria del promedio móvil de 52 semanas, como en las últimas semanas, resulta más alto que el valor de hace un año (2%), por primera vez desde septiembre-octubre.

Se puede razonar que la hacienda, excepto la vaca, viene resistiendo con sus valores estoicamente una alta oferta a través de este canal, lo que abre la perspectiva de alguna mejora a partir de la normalización de los arribos.

No obstante, hay que tener en cuenta que el precio de la hacienda volvió a despegarse de los valores al público, lo que refuerza la tensión en el sector comercial, dificultando algo más la mejora hacia adelante.

En cuanto al precio de las vacas, su reciente deterioro frente al del novillo, comenzó a trazar el ciclo estacional que sucede al fin de la primavera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *