Uruguay: Defensa de la Competencia rechazó la venta de tres plantas de Marfrig a Minerva

//Uruguay: Defensa de la Competencia rechazó la venta de tres plantas de Marfrig a Minerva

Uruguay: Defensa de la Competencia rechazó la venta de tres plantas de Marfrig a Minerva

2024-05-23T09:14:04-03:0023 de mayo, 2024|0 comentarios

El año pasado Athn Food Holdings (Minerva) y Marfrig Global Foods sellaron un acuerdo de compraventa de 16 plantas de la segunda por parte de la primera, por unos USD1.500 millones, de los que se pagó en el momento un 20%.

Se trataba de 11 plantas en Brasil, tres en Uruguay y una en la Argentina y en Chile, respectivamente.

El acuerdo contemplaba, en forma separada, a las tres plantas uruguayas y al resto, pudiéndose cerrar la operación completa o alguna de las dos, indistintamente.

La operación iba a ser analizada por los órganos de defensa de la competencia de Brasil y de Uruguay. Quizás también por el de la Argentina, no lo sabemos con certeza, pero la incidencia de ese traspaso de manos en este país es notoriamente inferior.

Tanto en Brasil como en Uruguay, dichas reparticiones públicas solicitaron ampliación de los plazos de análisis y se piensa que en Brasil estaría resuelto hacia fines de año.

Esta semana divulgó sus conclusiones la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia, dependiente del Ministerio de Economía del Uruguay.

Previamente había recibido la propuesta de las dos empresas involucradas con todos los argumentos a favor de la operación.

Vale la pena recordar que no se contemplaba la venta de todos los activos de Marfrig en Uruguay ya que iba a mantener la propiedad del frigorífico de Tacuarembó, un feedlot y una planta de industrializados.

Con el tiempo se fueron sumando las presentaciones de otras entidades con interés en el asunto (gremiales agropecuarias, entidades de consignatarios, sindicales, de consumidores, INAC, etc).

Los argumentos de Minerva y de Marfrig se centraban en que el mercado relevante no se limitaba al uruguayo, sino que las empresas competían en uno más amplio, el mundial, en el que el peso de las plantas era considerablemente más reducido.

La mayoría de las otras presentaciones iban en contra de la operación a causa del grado de concentración que tal compra implicaba.

Posteriormente hubo una presentación de Minerva en la que proponía remedios al riesgo de concentración, los que no se conocen ya que la Comisión aceptó el pedido de confidencialidad sobre los mismos.

Con todos los antecedentes referidos más estudios de entidades similares en otros países, la Comisión llegó a la conclusión de no autorizar la operación en virtud de que “daría lugar a la creación de una posición dominante y a un mercado altamente concentrado en el que una sola empresa dispondría en caso de autorizarse la concentración, de poder de mercado y de la aptitud para limitar, distorsionar, o reducir sustancialmente la competencia, existiendo, además, barreras a la entrada de nuevos competidores”.

Minerva y Marfrig tienen la posibilidad de apelar la decisión, administrativa o judicialmente, y Minerva ya se ha expresado en el sentido de que la va utilizar. De esta manera, la eventual operación se postergaría en un plazo importante.

La compraventa de las plantas en Brasil también deberá esperar al dictamen del CADE (el organismo brasileño) mientras que la compraventa de las plantas en la Argentina y en Chile seguramente seguirá la suerte de lo que suceda en Brasil, desconociéndose si puede haber interés en ambas empresas en concretar sólo una parte mínima del acuerdo referido al principio.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar un comentario