Cómo demuestro que mi campo es “libre de deforestación”

//Cómo demuestro que mi campo es “libre de deforestación”

Cómo demuestro que mi campo es “libre de deforestación”

2024-01-25T09:41:53-03:0025 de enero, 2024|12 comentarios

La plataforma para soja y carne bovina libre de deforestación (VISEC) es una iniciativa privada que busca dar respuesta al reglamento 1115/23 de la Unión Europea (UE), cuyo punto más álgido para la Argentina es la prohibición de importar esos productos si provienen de áreas deforestadas, en forma ilegal o legal, a partir del 31/12/2020.

En diálogo con Valor Carne, el , coordinador de VISEC, explicó cómo se gestó la iniciativa y cuál será el mecanismo para que los campos puedan ser elegibles para ese destino y sus embarques cuenten con la certificación “Libre de deforestación”, sin costo alguno para el productor.

Lic. Gustavo Idígoras

“La propuesta surgió en 2019 impulsada por los exportadores del complejo sojero preocupados por el Gran Chaco, el segundo bioma de América Latina que en el país ocupa 60 millones de hectáreas, superficie similar al territorio de Francia”, recordó Idígoras, justificando la creación de la plataforma bajo el nombre Visión Sectorial del Gran Chaco Argentino.

El desafío era demostrar que la Argentina no estaba deforestando ilegalmente en esa región y brindar garantías al respecto”, contó. Así se fueron sumando las entidades de productores, corredores, acopiadores, AACREA, AAPRESID, entre otros.

En 2022 la estrategia se extendió a todo el país con la idea de desarrollar un protocolo para afrontar las exigencias de la nueva normativa europea sobre deforestación, a publicarse en mayo de 2023, algo que efectivamente sucedió.

¿Por qué los privados son quienes responden a la UE? El reglamento europeo exime a los Estados de participar de la certificación, ya que se basa en la debida diligencia empresarial”, respondió. Esto significa que el sujeto obligado es el importador quien traslada ese compromiso al exportador del país de origen, que actúa como responsable directo del cumplimiento de la norma.

“El exportador es quien debe hacer un análisis de riesgo de los establecimientos de producción”, indicó Idígoras. En tal sentido, debe mantener la cadena de custodia, tanto física como documental, para garantizar que el animal en pie no proviene de áreas deforestadas, y que la media res y la carne no estuvieron en contacto con productos de origen desconocido o en los se comprobó desmonte.

En 2023, once frigoríficos exportadores (ABC) mostraron interés en VISEC y a partir de ahí se empezó a trabajar para que se sumara toda la cadena de valor.

“La Sociedad Rural Argentina lideró la convocatoria. Se hicieron múltiples reuniones y finalmente a fines del año pasado acordaron cómo sería la composición y la tarea de VISEC carne vacuna”, afirmó Idígoras. Ahora, esas industrias están desarrollando un protocolo y un software de trazabilidad para que la ganadería pueda cumplir con la normativa europea que entrará en vigencia el último día de 2024.

Cómo participar    

Los ganaderos que quieran aplicar a la UE pueden darse de alta en la plataforma VISEC, en forma gratuita, sean del Gran Chaco, de la Región Pampeana o de cualquier otra. El alta significa incluir su número de RENSPA del SENASA que permite identificar su establecimiento.

“A partir de ahí deben generar la imagen satelital de su campo a diciembre de 2020 y a la fecha del alta, para contrastarlas. Esas capturas las puede hacer el mismo productor, el frigorífico o cualquier empresa de la cadena”, dijo Idígoras. Y subrayó: “Si se constata que hubo deforestación ese establecimiento deja de ser elegible para la UE”.

¿Deforestación ilegal o legal? “Ambas. La Comisión Europea ha ido más allá de la legislación argentina y de otros países. Y ha establecido que no aceptará ningún tipo de deforestación, lo que nos ha llevado a que tengamos que establecer requisitos mayores a los de la Ley de Bosques”, aseveró Idígoras.

Es decir que para la UE quedará prohibida no solo la hacienda de zona roja, sino también las de zonas amarillas y verdes, donde se haya practicado la deforestación, incluyendo los planteos silvopastoriles.

“Es un régimen muy exigente, nosotros lo hemos cuestionado, pero de cualquier forma ya está publicado con esas restricciones”, lamentó.

La plataforma  

El sistema VISEC será gestionado por la Bolsa de Comercio de Rosario, que contará con manuales de usuario y mesa de ayuda on line. Una vez que los productores, los frigoríficos y los intermediarios se den de alta, cuando hagan un movimiento de ganado se comprobará su origen a través del documento de tránsito electrónico.

Luego, como ya se contará con las imágenes satelitales, se verificará que no se haya deforestado en los campos donde estuvieron esos animales. Esto permitirá su traslado a la planta para ser faenados como aptos UE. A su vez, se brindarán garantías de trazabilidad, mediante el certificado sanitario de exportación. “No se pide trazabilidad individual, pero sí por establecimiento”, resaltó.

“Finalmente, la certificación se realizará en el embarque, el contenedor completo debe ser libre de deforestación. Y toda la documentación será enviada por VISEC al importador de manera electrónica”, puntualizó Idígoras, detallando que el extra costo lo pagará el exportador a la hora de realizar la certificación, a cargo de terceros.

¿El importador es quien decide la operación? “No habrá rechazos de mercadería. El importador es el responsable de ingresarla, pero la autoridad competente del bloque podrá cobrarle elevadas multas si un contenedor no cumple con los requisitos. Las penalidades pueden ser de hasta el 9% de la facturación de toda su empresa el año previo. Le costará muy caro”, subrayó.

Bajo riesgo argentino 

Para Idígoras, esta normativa se pondrá en marcha a pesar de las numerosas presentaciones que se han hecho por la falta de reconocimiento de la legislación nacional.

“El riesgo de deforestación tanto de soja como de carne es absolutamente insignificante. En el caso de la oleaginosa es del 0,5% y con respecto al producto vacuno hay un estudio del CONICET que se está terminando y se publicará próximamente. Los resultados serán algo superiores, pero también muy bajos”, anticipó.

¿Y esto qué implica para la ganadería? “Probablemente un menor control en Europa y una tranquilidad para el importador, por lo tanto, hasta puede haber una captura mayor de precio por el lado argentino. Ese es uno de los desafíos de VISEC”, aseguró. Y prosiguió: “Claramente, el Gran Chaco es de mayor riesgo que la Región Pampeana por lo tanto se prestará más atención en esa zona”

¿Participa el Estado, para determinar el riesgo? “No. Las certificaciones ambientales no son materia de intervención estatal como ocurre con la sanidad y la inocuidad. En nuestro caso hicimos un acuerdo para que Agricultura nos brinde información y Cancillería nos apoye en las negociaciones”, comentó.

Por lo pronto, los exportadores pagarán los costos incrementales del sistema de trazabilidad y certificación. “Una vez lanzada la plataforma, en 2025, eso dependerá de la capacidad de trasladar el adicional al importador europeo, ya están advertidos. Será nuestra estrategia”, aseveró.

Para finalizar, Idígoras destacó el desafío que significan las regulaciones sobre deforestación para el comercio exterior. “Hay una normativa lista para ser implementada en el Reino Unido, EE.UU. está trabajando en un borrador y China lanzará un régimen similar en 2027. Es un camino sin retorno”, concluyó.

Por Ing. Agr. Liliana Rosenstein
Editora de Valor Carne

Print Friendly, PDF & Email

12 Comentarios

  1. Ricardo Sibilla enero 25, 2024 at 1:16 pm - Responder

    Al hacer esta misma pregunta a un especialista en el tema, la respuesta fue que se tomaba al total del país para determinar si había deforestación ilegal. Si esto fuese así, los productores de la Pampa húmeda (que incluso hacen forestación en sus campos) no tendrían ninguna chance de exportar a la UE, ni qué hablar de productores de otras zonas donde se hace deforestación del soto bosque o desbajerado, como se lo denomina comúnmente. Todo es muy confuso y no se aporta claridad

  2. Fernando Líbano enero 25, 2024 at 9:42 pm - Responder

    Ricardo, para ir de a poco. La Norma de la UE no considera si la deforestación es legal o no, no tiene en cuenta la legislación del país de origen.
    El concepto es que los europeos no fomenten con su consumo la deforestación para generar los productos que consumen.
    Entonces toman algunos productos emblema: aceite de palma; caucho; cacao; madera; café; soja; carne vacuna y sus derivados. A nosotros nos atañe en carne y soja, (a Brasil en todos parece hecho a medida de ellos).
    Entonces los importadores deben asegurar en el ingreso a la UE, que todo es producido en zonas que no fueron deforestada mas allá del 31/12/2020. Por eso la exigencia es a los importadores locales, no se meten con el país de origen en forma directa aunque claramente sí en forma indirecta.
    Lo que no aclara la nota es que en carne vacuna, los animales aptos para ser ingresados a la UE no solo no deben haber pasado durante su vida por ningún campo deforestado post 31/12/2020 sino tampoco haber sido alimentados con productos (en nuestro caso soja o sus derivados) provenientes de campos deforestados. Y la exigencia será para todos los animales con destino a UE provengan de zonas con bosques o no.

  3. Horacio Rodriguez Egaña enero 26, 2024 at 4:45 pm - Responder

    Esto va a terminar teniendo un costo para el productor, no me cabe la menor duda, ademàs realmente me pregunto que sentido tiene esta medida ademàs de ponerle trabas a la importaciòn de nuestra carnes. Es una medida insòlita a la cual no le encuentro una sana explicaciòn que no sea poner palos en la rueda a la importaciòn de nuestras productos. ¿Serà que la carne proveniente de campos desforesados a partir del 2020 o que hayan sido racionados con productos provenientes de esos campos le hacen mal a la salud de los europeos?. Un disparate que me da la sensaciòn de que para la UE seguimos siendo colonia.

  4. jose luis enero 26, 2024 at 8:28 pm - Responder

    No es para vender más caro. Al contrario, es una barrera parancelaria para que los europeos obtengan un mejor precio u otro tipo de concesiones comerciales o geopolíticas (neocolonialismo). Y no va a ser la única barrera. Los europeos demonizaron la carne y los agroquímicos; así que la única salida es negociar duro o buscar mercados menos problemáticos.

  5. Jorge Errázquin enero 27, 2024 at 1:34 pm - Responder

    mas allá de ser una barrera pararancelaria, es una vergüenza nacional lo que se ha echo y se sigue haciendo con la deforestación; el daño es casi irreversible. Extender artificialmente (desmontando en este caso) la frontera agrícola-ganadera es como tirarse un tiro en los pies, le sirve solamente a los que logran las ganancias de esa explotación, pero el medio ambiente y el país a la corta o larga lo sufrirán, pero será tarde para revertirlo. De ese desmonte son responsables todos los políticos y funcionarios públicos, junto con los empresarios con codicia sin límites.

  6. Leonardo enero 28, 2024 at 12:29 am - Responder

    Si a mí se me ocurrió forestar antes de 2020 y deforestar mi campo luego para producir carne no creo que los Chinos tengan mucho problema. Por ahí va la solución. Con mañas a otros. Es mi opinión. China tiene una clase media en crecimiento cuadrático que va a terminar demandando nuestra carne. Vayamos dejando a los europeos con sus insectos deliciosos

    • Edusrdo Jensen febrero 3, 2024 at 1:16 am - Responder

      Leonardo cuidado con los Chinos Muy probablemente ya no, pero en un futuro no lejano se acoplen a esta medida de la UE también
      Atte ej

  7. Juan Pablo González del Cerro enero 29, 2024 at 4:09 pm - Responder

    Cuando se habla de planteo silvopastoril, incluye montes plantados de eucaliptus y pinos?

    • Horacio Rodriguez Egaña enero 31, 2024 at 4:48 pm - Responder

      Sì, eucaliptus y pinos plantados en hileras dejando espacio entre ellas. Acà en Monte Caseros hay establecimientos que son un buen ejemplo de ello

      • Juan Pablo Gonzalez del Cerro febrero 1, 2024 at 11:57 am - Responder

        Posiblemente no fui claro, la pregunta es, si los campos con sistemas silvopastoriles, tambien entran en esta normativa?

  8. CARLSO AIMAR febrero 22, 2024 at 5:42 pm - Responder

    Me parece que esto apunta mas que a la carne en SI, apunta al eco sistema….. y lo entiendo…. PERO, si yo quitando el monte natural en mi campo, en vez de obtener 20 kg x hect x anio. logro el triple o mas, porque yo tengo que ser el gendarme custodio de la ecología mundial, mientras que China, EE.UU y otros, consumen millones de litros de combustibles fósiles , y nadie dice nada, Quien me abona la diferencia entre mi campo con monte a desmontado./??

  9. pablo bourdieu febrero 27, 2024 at 6:47 pm - Responder

    Carlos Aimar, es claro tu pensamiento, esa es la razón por la cual Brasil no les da bola y sigue con desmontes. O sea la ecología todo bien, pero con estas formas no van a frenar esto. Entiendo es una medida Europea para liberar tensiones a sus ciudadanos que quieren ver como se hacen esfuerzos para el bien común , siendo que ellos destrozaron todo lo que tocaron durante siglos. Pero ahora quieren viajar y encontrar lugares naturales, silvestres y hasta salvajes donde mirar y pensar que se puede vivir bien haciendo el
    ¨esfuerzo¨ de no comprar donde no les gusta… Sería lindo ver parques nacionales ¨privados¨ de miles de hectáreas en Europa donde no se produzca absolutamente nada y vuelva todo a bosques permanentes…. y les comenten a los productores de vinos franceses que no podrán usar tal o cual producto por que es antiecológico…. a ver que dicen

Dejar un comentario