Presentan casos de éxito en el mundo para adaptar a la Argentina

//Presentan casos de éxito en el mundo para adaptar a la Argentina

Presentan casos de éxito en el mundo para adaptar a la Argentina

2019-01-15T18:54:05-03:002 de mayo, 2018|1 comentario

“Tenemos un consumo interno muy fuerte, pero la exportación creció casi el 100% en dos años y medio sin hacer grandes esfuerzos en términos de productividad. Por eso, trajimos disertantes que trabajan en grandes países ganaderos como Estados Unidos y Australia para que nos cuenten cómo hacen para producir animales pesados y captar mercados”, dijo a Valor Carne, Román Irurtia, veterinario y responsable del segmento de rumiantes del Segundo Simposio Internacional de Nutrición Animal, realizado por Biofarma. Y agregó: “el mundo sabe que nuestra carne es muy buena. Lo que no tenemos es la capacidad de producir novillos en la cantidad que nos están pidiendo. Buscamos contar estos casos, para ver qué podemos adaptar a la Argentina”.

“Estados Unidos, por ejemplo, cuenta con un sistema de engorde totalmente diferente al nuestro, con herramientas que no podemos utilizar como los anabólicos. Pero presenta un gran aporte: controlan y miden todo, ésa es la base de su eficiencia. En la Argentina, recién se está empezando a trabajar con mediciones tan exhaustivas, por eso conocer qué hace un feedlot de gran escala estadounidense y extrapolarlo a unidades más chicas como las nuestras, nos va a permitir tomar mejores decisiones”, explicó Irurtia.

Luis Burciaga, asesor en engorde intensivo en América del Norte.

Luis Burciaga, asesor en engorde intensivo en América del Norte.

El especialista mexicano Luis Burciaga, que asesora corrales en Estados Unidos, México y Canadá, hizo hincapié en los puntos críticos de control en el ingreso al feedlot. “En estos sistemas se puede llegar a niveles de morbilidad del 15% a 35% y de mortandad del 1% a 5% en el primer tercio del ciclo (3-5 semanas post arribo)”, sostuvo. Por eso, recomendó ajustar los monitoreos sanitarios y el manejo en la recepción, lo que “permite reducir este impacto, como también las mermas para el resto del engorde, que pueden afectar hasta en un 10% la eficiencia global del ciclo”.

Overos para carne, desde la cuna

Otra experiencia presentada por Burciaga, fue la del engorde de terneros Holando en Estados Unidos, México y Canadá, para que sean eficientes productores de carne. “Un buen manejo desde su nacimiento garantiza el 60% del éxito biológico y financiero del sistema”, afirmó.

El animal es retirado de la madre el día en que nace y se lo lleva a corrales individuales dónde se le da leche o sustitutos hasta los 175 kg, en 136 días. Luego, pasan a un feedlot donde se terminan por encima de los 500 kg”.

“Las primeras 24 hs de vida marcan el animal hasta la faena. Hay temas que influyen: si se le dio o no calostro, o la calidad y el tiempo en que se le suministró, entre otros. La salud es el primer factor a tener en cuenta ya que un buen manejo no solo hace caer la mortandad sino que mejora la eficiencia de conversión, lo que influye en ganancias de peso y conformación de la res”, explicó.

Por eso, contó, “hemos desarrollado estrategias de precio en base a ese factor biológico, con castigos o incentivos según el estado sanitario”.

Según Burciaga, este sistema de crianza “ya es una industria en sí misma. Hay centros muy grandes, el mayor tiene capacidad para 70 mil animales, con un esquema de producción altamente especializado”.

¿Esto podría desarrollarse en la Argentina? Para Burciaga la oportunidad “es grandísima ya que se puede llegar a los 175 kg a pasto”.

“Hay que chequear la rentabilidad de la ganancia de peso, considerando que en la Argentina no se pueden utilizar promotores de crecimiento. Sin embargo, en México se hacen machos enteros, que tienen un efecto benéfico sobre el desarrollo, algo que es incipiente acá”, consideró. Y agregó que “la otra barrera de acceso es la construcción de los corrales que, en Estados Unidos, es de USD 110 por unidad”.

Australia y los mercados

Luciano González, profesor de la Universidad de Sydney.

Luciano González, profesor de la Universidad de Sydney.

Con la mirada en el cliente internacional, un caso destacado fue el de Australia, país que además de producir en ambientes difíciles, tiene un aceitado sistema de estudio de mercados que le permite adelantarse a la demanda.

“Australia se ha posicionado desde hace años como un referente de la producción bovina sobre un ambiente mucho más inhóspito que la Argentina y es un gran protagonista en los mercados mundiales. Una de las claves para hacerlo es el desempeño del MLA (Meat & Livestock Australia), instituto que tiene como misión asesorar y orientar a la producción y la industria sobre la demandas de los consumidores”, afirmó el Med. Vet. Luciano González, profesor de la Universidad de Sydney.

El especialista argentino, radicado hace diez años en el país oceánico, sostuvo que en la faz productiva “la clave no sólo pasa por el precio que reciben los productores, sino por la información de la faena que se les brinda, que les permite mejorar la nutrición y la genética, e invertir en lo que se necesita”.

Para lograrlo, desarrollaron “un sistema de tipificación claro y detallado que estipula parámetros de carcasa, grasa intramuscular y ojo de bife, entre otros atributos, y todos éstos determinan el precio que recibe el ganadero”, agregó.

González también destacó la “inteligencia de mercado que hace el MLA que, además de monitorear la información internacional, está en contacto con grupos de lobby, el gobierno australiano, investigadores y especialistas, buscando predecir con anticipación posibles movimientos de oferta y demanda, y tomar decisiones productivas y de comercio en relación a estos sucesos”.

A modo de ejemplo, citó el reciente acuerdo entre la Argentina y China para que la carne enfriada del país sudamericano pueda ingresar al gigante asiático. “Fue ampliamente estudiado, llegando a la conclusión de que por el momento, con los niveles productivos argentinos no implica un riesgo, pero sí representa una amenaza potencial si el país mejora su eficiencia”, señaló.

Pero más allá de estos ejemplos, la mayor fortaleza australiana es “contar con unos 30 mil ganaderos organizados para mejorar y adaptar sus sistemas productivos según las necesidades”, aseveró en diálogo con Valor Carne.

¿En qué momento de la Argentina llegan estas experiencias? “Con los cambios de los últimos dos años, los productores tienen un horizonte mucho más claro y saben que deben ser más eficientes”, concluyó Irurtia.

Por Marcos Lopez Arriazu, Jefe de Redacción de Valor Carne

Print Friendly, PDF & Email

Un comentario

  1. Pedro Nazar mayo 2, 2018 at 7:31 pm - Responder

    Ayer en Sydney, la Comisión de Ganadería de Aacrea y el Crea San Jaime escuchamos del propio Luciano sus conceptos.

    Este tema es uno de nuestros propósitos del viaje: los ganaderos debemos estar presentes en el desarrollo de los mercados.

    En esto tenemos mucho para hacer!

    Cordiales saludos

Dejar un comentario