“Nos van a sacar de los mercados”: el temor de la industria de nutrición animal ante la suba de retenciones

//“Nos van a sacar de los mercados”: el temor de la industria de nutrición animal ante la suba de retenciones

“Nos van a sacar de los mercados”: el temor de la industria de nutrición animal ante la suba de retenciones

2024-01-18T10:01:34-03:0018 de enero, 2024|1 comentario
Francisco Schang.

Francisco Schang.

Los elaboradores de alimentos balanceados continúan reclamando ser excluidos de la suba de derechos de exportación que se discute en el Congreso, por pedido del Poder Ejecutivo.

Actualmente, enfrentan un tributo del 4,5% que, de aprobarse la Ley “Bases y Principios para la Libertad de los Argentinos”, pasaría al 15%. Según la Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal (CAENA), esto les impediría competir en muchos mercados internacionales, situación que provocaría una baja de la producción, con impacto en las inversiones y el empleo.

En 2023, el sector exportó unos USD180 millones de dólares, de los cuales USD120 millones correspondieron a alimentos para mascotas y el resto a premezclas y balanceados completos para grandes animales. En total, los envíos fueron a 35 países.

“Son productos muy específicos, de altísimo valor agregado, que llegan principalmente a países limítrofes, pero también a destinos como Vietnam, China o Arabia”, explicó a Valor Carne, Francisco Schang, Director Ejecutivo de CAENA. Y agregó que “de la exportación participan más de cien empresas, con alto componente PyME, de distintos puntos del país”.

Para CAENA, el impacto sobre las ventas externas no sería inmediato. En una carta enviada a la secretaría de Agricultura días atrás, precisó que la suba de los derechos de exportación significará una caída de la rentabilidad del 18% en alimentos completos y del 37% en concentrados. De este modo, en el corto y mediano plazo se perderían destinos como Chile, Uruguay, Paraguay, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Guatemala, Vietnam y China.

El motivo, es la competitividad del negocio internacional y la estrategia comercial de muchas empresas. “El mercado tiene muchos oferentes y es un producto que se exporta mayoritariamente a nivel regional. Por ejemplo, del rubro mascotas hay un gran porcentaje de multinacionales que exportan desde Argentina a sus sedes de Chile, Uruguay, Paraguay, Bolivia. Si eso deja de ser rentable por la suba de retenciones, en dos o tres años habrá un reemplazo por otro proveedor de mejor precio”, aseguró.

¿De cuánto puede ser la caída de ventas? “Hay empresas que destinan el 10% de sus productos a la exportación y otras el 80%. Éstas últimas, van a bajar su producción precisamente un 80% y el mercado interno no puede absorber ese volumen”, afirmó Schang, estimando que “el impacto de toda la industria probablemente signifique que las exportaciones caerán a 100 o 120 millones de dólares”.

¿Las consecuencias? “Cerrar plantas, menos puestos de trabajo, menos inversiones en esos proyectos”, lamentó. Cabe destacar que las firmas asociadas la cámara poseen en total más de 300 plantas elaboradoras y emplean a más de 25 mil personas en Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, Chaco.

Un punto que agrega inquietud es la falta de precisión sobre la duración de la suba de impuestos. “Me pueden decir ‘en algún momento los vamos a bajar’, pero las decisiones en las empresas no se toman con una frase, se toman con números, con fechas o con plazos”, sostuvo. Por eso, continuó, “cuando no tenés una proyección, se deja de invertir”.

Además, Schang considera que la estrategia del Gobierno tampoco es inteligente si el objetivo es aumentar la recaudación. “Quieren sumar ingresos sobre los USD180 millones actuales, pero si subís impuestos, vas a tener un mercado más chico que, como dije, podría caer hasta los USD100 millones. En definitiva, la recaudación no te va a aumentar demasiado, estás destruyendo una industria de exportación por USD7 millones de dólares adicionales”, analizó.

En tanto, señaló el contrasentido de la norma con las ideas que proclaman las nuevas autoridades nacionales. “No estamos pidiendo ningún beneficio. Los derechos de exportación no deberían existir para nadie, pero suponiendo que en este momento haya que hacer un esfuerzo, dejándolos como estamos podés tener la misma exportación o irte a USD250 millones si le das un poco más de seriedad a las políticas económicas, algo que propone el Gobierno”, subrayó.

Más allá de la coyuntura, desde la industria lamentan la pérdida de oportunidades. “La Argentina tiene hoy mercados de nicho sumamente interesantes en la región, en Vietnam y China. De hecho, se exporta productos para equinos a Arabia. Es una especialidad con un potencial de crecimiento enorme por el muy buen valor percibido que tienen los productos argentinos. Tenemos una gran ventaja en calidad y podemos responder a los requerimientos de sustentabilidad por la baja huella ambiental de nuestra producción”, resaltó.

Esos destinos no se consiguieron de la noche a la mañana, pero se podrían perder rápidamente, considera Schang. “Abrir un mercado te lleva de tres a cinco años. Volver a abrirlo, nunca más. Entonces, subir las retenciones es empezar a cerrar mercados que no se van a reabrir. No es un commodity, son productos de valor agregado, con ensayos, con registros y un montón de situaciones muy complejas por las que debe pasar la industria, no es prender y apagar”, sentenció.

¿Esta situación podría afectar la provisión interna? “El mercado local va a estar siempre abastecido. La exportación te da mayor estabilidad y una mejora en tus costos que también te hace más competitivo internamente. Además, al competir con el mundo tu producto se va perfeccionando”, respondió.

El reclamo llegó esta semana al Congreso donde Schang habló en el plenario de Comisiones de Diputados que discute el proyecto. “Expusimos nuestra posición, pero no tenemos respuestas concretas. Seguimos haciendo presión como sector, mantuvimos reuniones con otros legisladores y emitimos cartas a los gobernadores de las provincias donde están las plantas para notificarles el impacto que esto tendría”, contó.

Para finalizar, Schang se refirió a la voluntad de colaborar con las políticas del nuevo gobierno. “Sabemos perfectamente cuál es la situación de la Argentina, por eso acompañamos un montón de resoluciones del DNU. Queremos poner el hombro, pero esto va a generar un efecto de retracción de la actividad”, concluyó.

Por Marcos Lopez Arriazu, Jefe de Redacción de Valor Carne

Print Friendly, PDF & Email

Un comentario

  1. Pedro Nazar enero 18, 2024 at 5:43 pm - Responder

    Buenas tardes, muy claro e importante es éste comentario de F. Schang mostrando los perjuicios graves que ocasionan las retenciones (Derechos de Exportación) cuando se aplican a productos que se exportan a mercados muy competitivos. Con éstas medidas, tomadas desde un escritorio, se tiran a la basura años de trabajo duro con mucha inversión. Que perjudican no sólo a las empresas, también atrasan el desarrollo de las localidades donde éstas viven y producen, al dejar de generar empleo formal, servicios, pago de los impuestos del lugar, etc.

    Quisiera destacar otro perjuicio para el propio Estado. Y es que toda venta que se pierde por esa falta de competitividad, resultará en ninguna exportación. Inducida por la maldita medida, EL ESTADO RECAUDARÁ 0 PESOS! Existe sólo porque es fácil de cobrar, con sólo aprobar una ley.
    ¿Porqué.será que somos casi el único país en el mundo que aplica éstos nefastos DEX? Tenemos la esperanza que la actuación de la Fundación Barbechando en el Congreso Nacional, y todas las entidades que se han presentado como CAENA, logremos hacer entender a los legisladores los graves perjuicios que ocasionan.
    Cordial saludo.

Dejar un comentario