La estadística de importaciones récord de China contrasta con la situación actual de mercado

//La estadística de importaciones récord de China contrasta con la situación actual de mercado

La estadística de importaciones récord de China contrasta con la situación actual de mercado

2022-09-22T09:35:39-03:0022 de septiembre, 2022|0 comentarios

Ayer se conocieron las cifras de las importaciones chinas de carne vacuna de agosto, con la novedad de que se volvió a batir el récord histórico conseguido en julio. Las 273 mil t peso embarque superaron en 1% a las del mes anterior.

El precio medio de la carne congelada sin hueso, principalísimo rubro de importación, que ha seguido una tendencia creciente, por lo menos desde principios de 2021, ha tenido un leve traspié (3%) desde el récord de julio. De todas formas, superó en 23% al de agosto de 2021, luego de haberse mantenido en el eje de 35/40% interanual en cada uno de los siete meses previos.

Los gráficos muestran la evolución de volúmenes y precios en estos ocho meses, comparados con los mismos del año pasado.

Esto, que podría ser una imagen rosada, contrasta con la situación que experimenta el mercado en estos momentos.

Se sumaron diversos problemas para llegar a la situación presente:

Los confinamientos dictados a partir de la estrategia oficial para combatir el covid-19, la devaluación del yuan que potencia el aumento del valor de la carne importada, el menor ritmo de crecimiento económico que experimenta el país (por primera vez en 30 años se pronostica que será menor al promedio de otras economías en desarrollo de Asia), el aumento de los stocks en manos de los importadores y las pérdidas que éstos han sufrido a causa de todo esto.

También se suman problemas por el lado de la oferta. Especialmente en el caso de Brasil, primer abastecedor, que mantiene un ritmo exportador que bate récords mes tras mes y que muestra una gran competitividad. Récords en sus exportaciones totales y en sus ventas a China específicamente.

En agosto completó 200 mil t peso embarque (marca histórica) de las que 120 mil fueron a China (también récord). Para este septiembre, proyectamos 220 mil en total, de las que podrían estar yendo al otro lado del mundo unas 140 mil t.

Además, Brasil asienta su mayor competitividad actual en dos factores. El tipo de cambio le juega a favor y el mercado interno está muy debilitado. Si bien el precio de la hacienda en São Paulo está a USD3,80, como informamos en nuestro relevamiento semanal del novillo Mercosur, en otros estados del interior los precios pueden llegar a 3,50 o menos, nivel similar al que rige en Paraguay. Muy alejados de los prevalecientes en los dos socios del Sur.

Ese contexto explica que los importadores chinos estén remisos a seguir comprando en los mismos volúmenes, con varios que por el momento no quieren comprar. Y que los precios estén en un tobogán con perspectivas difíciles de prever.

En mayo, los exportadores argentinos levantaron una voz de alerta que luego se atenuó, por oscilaciones en las cotizaciones.

Pero ahora un producto típico del comercio bilateral, como el shin & shan (garrón y brazuelo), bajó en pocos meses de USD8.500 a 6.500 y no se ve el piso por ahora.

Como el comercio, entre que la operación se cierra, se produce, se embarca y llega a destino, tiene un lapso de 3 a 4 meses, los datos de agosto muestran el estado del comercio de abril. El de ahora se verá hacia fin de año o principios del 2023.

Además, los datos señalados de exportación brasileña anticipan que los registros de importación chinos de septiembre y octubre van a seguir siendo abultados. La Argentina (segundo proveedor) también ha estado embarcando cantidades considerables.

Esto también permite entender que las operaciones de esta época, en que tradicionalmente los importadores se aseguran la provisión de la mercadería para tener disponible para la celebración del año nuevo (22 de enero próximo), de gran consumo del producto, luzcan bastante famélicas, con volúmenes y precios y en baja.

Malas noticias desde otros mercados

Otras plazas tradicionalmente importantes para la exportación argentina también emiten señales negativas.

Europa se acerca a un invierno en que se va a pasar frío, por las sanciones recíprocas con Rusia, la cuenta energética (de hogares y empresas) escalará de manera muy importante, la inflación está creando pesimismo por la falta de costumbre, el euro se emparejó con el dólar, encareciendo las importaciones, más allá de todos los temores que puedan existir por un posible agravamiento de la guerra en Ucrania, para no hablar de la posibilidad de que entren a jugar armas nucleares.

En este ambiente los importadores no están interesados en hacer muchos negocios o están dispuestos a hacerlos a precios atractivos (para ellos) apostando a que pueda salir bien al final. Pero mientras tanto la tonelada de rump & loin Hilton, producto típico en el comercio bilateral, bajó del nivel de los USD12 mil.

Chile también emite signos poco auspiciosos, con un peso chileno devaluado por las perspectivas previas a la votación del proyecto de nueva constitución (pasó de los $800 por dólar en junio a cerca de $950 de hoy) y que ha pasado las Fiestas Patrias (15 de septiembre), el pico de consumo de carne, sin pena ni gloria.

El mercado israelí está inactivo por el retiro de los equipos religiosos de faena por las fiestas de año nuevo.

Brasil, un mercado no tan relevante pero que lleva cortes de alto valor, tiene un nivel bajo de precios internos de la carne.

Con este panorama no debe sorprender que los exportadores demanden menos hacienda y presionen los valores hacia abajo, lo que se sentirá proporcionalmente más en el renglón de vacas, cuya carne compone una parte importante de los envíos a China.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar un comentario