18 de Octubre del 2018

08-02-2018

Ganaderos agrupados llegan al mundo

 

Organizados en formas asociativas, producen hacienda, faenan, procesan los cortes y los exportan a nichos exigentes. El objetivo, ganar escala, bajar costos, diferenciarse por calidad y capturar todo el valor del mercado. Una productora bonaerense y el gerente de uno de los grupos cuentan su experiencia.

Ganaderos agrupados llegan al mundo

Surgidos en los ’90, con el impulso de un sistema de reparto de la cuota Hilton que los habilitó como beneficiarios, algunos grupos de ganaderos junto a asociaciones de criadores fundaron, en 2002, la Asociación de Productores Exportadores de la Argentina (APEA), organización sin fines de lucro que promueve la integración entre productores para que lleguen con sus marcas al mundo. Ahora, luego de adquirir una dinámica empresarial y de resistir durante años las políticas adversas a la exportación de carnes, buscan resurgir no sólo en base a esa cuota sino con la idea de embarcar todo tipo de cortes a diferentes destinos internacionales.

“Cuando el negocio exportador florecía, en 2008/09, llegó a haber 40 grupos, pero hoy tenemos la mitad.  De igual modo que los frigoríficos, había que obtener los ROEs, mantener la carne en cámaras y cumplir con muchos otros requisitos sin ninguna certeza de poder cumplir con los pedidos. Fue por eso que muchos productores debieron abandonar la iniciativa. Hoy, con una política sectorial favorable, estamos impulsando el rearmado de los grupos y la formación de otros nuevos”, dijo el Ing. Agr. Fernando Herrera (en la foto), ex Presidente y actual Director de APEA. Y aludiendo a las ventajas de las formas asociativas del campo al mercado, señaló que “para muestra basta un botón. Por eso, nos acercamos a Valor Carne para compartir con sus lectores experiencias de grupos asociados a nuestra entidad y de ganaderos participantes de los mismos”.

La visión del que vende

Jorge Romero, Ing. en Producción Agropecuaria, es ganadero y gerente de exportaciones de Urien-Loza, firma asociada a APEA. “En la empresa somos toda gente de campo, criamos y engordamos hacienda en nuestros establecimientos y formamos grupos de productores exportadores para llegar a nichos de alto valor, mejorando los beneficios de toda la cadena”, contó.

Urien-Loza reúne a un total de 120 ganaderos de distintas escalas, de los cuales unos 100 producen bajo sistemas pastoriles para cuota Hilton y algo para carne orgánica; y otros lo hacen a grano, incluso unos pocos participan del cupo 481. Más del 60% de la hacienda es Angus certificado.

“Nuestros productores trabajan bajo protocolos de calidad muy estrictos. Nosotros vamos al campo, miramos qué hacen, le buscamos el cliente para su producto y les explicamos cómo lo necesita”, afirmó.  Con respecto a la faena, prosiguió “no tenemos planta propia, lo hacemos a façon en un frigorífico exportador. Por la tarde, les alquilamos las instalaciones de desposte y trabajamos con nuestra gente, tenemos 84 operarios que preparan los cortes. ¿Por qué operan con personal propio? “Somos muy celosos de la calidad. Los frigoríficos buscan productividad y nosotros queremos ir a nuestro ritmo, para atender las particularidades de cada cliente”, argumentó Romero, aludiendo a que Urien-Loza procesa entre 4500 a 5000 cabezas por mes cuando un frigorífico quizás faena unas 20 mil cabezas en ese lapso.

¿Los destinos? “Nos gustan mucho los nichos, por ejemplo somos proveedores de la cadena Gaucho”, dijo, refiriéndose a los afamados restaurantes de comida argentina, más de 50 en toda Europa, Hong Kong y Dubai. “Los abastecemos desde hace 9 años, esto nos hizo crecer muchísimo; en el mercado nos identifican por la calidad y eso se pasa de boca en boca, así fuimos llegando a Singapur, Shanghai, Filipinas, entre otros”, sostuvo.  La carne va por barco a Europa y por avión, todos los lunes, a las otras plazas. En cuanto al feedback con el cliente, aclaró que “los negocios son chicos, de a una o dos toneladas. Esto nos permite estar en contacto permanente con todos los chef para intercambiar información. Por ahí quieren conocer la trazabilidad de los bifes y nos piden más de determinado productor; eso nos sirve para agrupar la mercadería según su gusto”, indicó. ¿China? “Operamos con la misma visión, les mandamos carne de novillos y vacas especiales, de buena calidad, madurada 21 días, previo al congelado”, reveló.

Otro avance de Urien-Loza es ofrecer nuevas presentaciones a partir de los mismos cortes. “Antes vendíamos el bife angosto entero, por cuatro kilos y medio, algo engorroso para el chef, y ahora se lo mandamos porcionado y en trozos. De igual modo, pasamos de embarcar la paleta entera a la carnaza de paleta, marucha y chingolo, mejorando la integración de la res”, señaló.

¿A futuro? Romero sostiene que, como actualmente hay mucho optimismo, los productores se acercan a la firma, consultan y se suman algunos; con un requisito: no aceptan animales livianos, el peso mínimo es de 400 kilos netos. “Queremos crecer en los mercados internacionales, buscar nuevos nichos para cada producto. Hay 27 cortes por res y a todos hay que agregarles valor. En este 2018, la meta es seguir afinando las ventas para mejorar y aumentar las bonificaciones que les brindamos a los ganaderos”, concluyó.

La motivación del que produce

Patricia Coll es Técnica Agropecuaria y tiene un campo familiar de ciclo completo en Benito Juárez, Buenos Aires, que participa en Carne Hereford, otra empresa asociada a APEA. Trabaja con un rodeo comercial de 1300 madres, 30% careta, y está apuntando a llegar a las 1700.

“El macho se vende con 450 kilos promedio, se recría sobre pasturas y verdeos, y se termina a campo con suplementación estratégica. Así, llegamos a la faena con 18 meses de edad y obtenemos un rinde del 58%. El objetivo es que la media res alcance 120kg al gancho, es lo que nos pide la exportación”, planteó.

¿Cómo se integró al grupo? “A mi padre siempre le gustaron los animales grandes, pero no había forma de defenderlos en el mercado; a la hora de venderlos, uno iba entregado. Hace más de 15 años, comenzó a participar en Carne Hereford y yo seguí adelante porque me interesan las relaciones comerciales duraderas, a la larga el beneficio es mayor”, comentó.

Para la empresaria, la ventaja de pertenecer al grupo va más allá de obtener una bonificación. “Me da seguridad. Los conozco y sé cómo me van a trabajar el animal, fui varias veces a la planta y los vi desvestidos, al gancho. Recibo información detallada, puedo hablar con los que estuvieron en la faena y, si hubo alguno un poco faltón, me explican que pasó, me lo muestran, me mandan fotos. Así, puedo ir ajustando la suplementación para obtener el producto que se necesita, bajando costos”, afirmó.

¿Precio? “Cobro a rinde como cualquier ganadero y una bonificación a fines del ejercicio, según como haya ido el negocio en general para el grupo”, detalló. ¿Está satisfecha? “Los productores siempre queremos más, pero la realidad es que tengo buenos precios. En algunos momentos me he tomado el trabajo de comparar y, de una misma tropa, mandé 2 ó 3 jaulas por mi cuenta a frigoríficos, algunos incluso me pagaban más, pero al final, descontado gastos y demás, siempre quedó mejor parado Carne Hereford. Para mí es un cuestión de cómo se trabaja, hay un interés común, es diferente”, aseveró. Y agregó que “ellos saben que pueden contar con los 600 a 800 animales que les mando todos los años, no es algo aleatorio, y con eso planifican mejor las ventas”.

Para finalizar, Coll resaltó que “el sistema de pago siempre fue igual, pero en años anteriores, cuando la exportación estaba castigada, no obteníamos ningún plus y, desde 2015, lo estamos logrando. Nos beneficiamos todos”.

Por Liliana Rosenstein
Editora de Valor Carne

12 Comentarios

  1. Me interesa este tema.

  2. Siempre ayudándonos a buscar los mejores caminos, gracias Miguel y equipos!

    Somos unos cuantos los que los estamos buscando para ser parte en el negocio “tranqueras afuera”.

    Cordial abrazo
    Pedro

  3. Gracias a la previsibilidad van a surgir nuevos grupos. Es la manera para que los productores salgan tranqueras afuera y conozcan realmente el potencial de sus animales. Felicito a los grupos que perduraron con imaginación (y mucho tesón), son los que hoy permiten que haya muchos más que se animen!!

  4. Buenas tardes, me interesa muchísimo este tema y me gustaría formar parte de algún grupo exportador . Hago ciclo completo y novillo y vacas terminados en isla de 500 kg para exportación . Soy de Santa Fe capital y tengo el campo a 50 km de Santa Fe sobre la costa del Paraná . Me gustaría que alguien me contacte por este tema . En este momento tengo alrededor de 100 animales de estas características gordos listo para faena de exportación .
    Saludos y gracias

  5. Buenas tardes.

    Trabajamos en el sudoeste bonaerense y me guataria conocer un poco mas sobre este tema.
    Muchas gracias

    Saludos

    • Hola Marcelo, si es de tu interés podemos conectarte con algunos de los grupos de productores asociados a APEA. Podés escribirnos a asociacion.apea@gmail.com. Muchas gracias

  6. Felicitaciones a Fernando Herrera y Jorge Romero. Dos nuevos amigos de Santa María del Recuerdo!! Las puertas están abiertas siempre para cuando quieran pasar por acá a visitarnos. Muy bueno lo que hacen y que bueno que podamos participar como productores!

    • Muchas gracias Fernando ! Un abrazo.

  7. Muy buena la nota Miguel y Liliana

    • Muchas gracias por la gentileza, Carlos. MG

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *