¿Fatiga en los precios de la hacienda de consumo?

//¿Fatiga en los precios de la hacienda de consumo?

¿Fatiga en los precios de la hacienda de consumo?

2020-09-24T08:14:55-03:0024 de septiembre, 2020|0 comentarios

En el inicio de la semana, los precios de machos bajaron 1% en el mercado de Liniers, sin cambios para las vaquillonas. Por su parte, las vacas siguieron con su décima semana de aumentos graduales pero sostenidos, típicos de esta época del año.

Luego de los aumentos para novillos y jóvenes durante el mes de julio, los precios habían logrado sostenerse, pero llevan entre dos y cuatro semanas de pequeñas bajas.

En parte puede deberse a una mayor oferta. En las últimas tres semanas los ingresos a Liniers superaron entre 5 y 8% al promedio semanal del último año, lo que resulta una contracara del 14% de disminución frente a la misma variable que mostraron en las siete semanas previas.

El deterioro reciente

Las comparaciones habituales con las cotizaciones de 30, 60 y 90 días atrás empiezan a mostrar una faceta menos atractiva en uno y dos meses. Con el mes anterior, novillos y jóvenes muestran variaciones negativas. En dos meses, hay 1% de mejora para novillos, vaquillonas iguales y -3% para novillitos, a lo que hay que restarle la inflación que, habiendo sido hasta ahora anómalamente baja, parece mostrar indicios de crecimiento.

En tres meses los aumentos de precios superan la inflación en el caso de novillos y vaquillonas.

Como dijimos antes, el precio de las vacas va por una senda distinta, en parte por China pero fundamentalmente por su propio ciclo estacional.

El precio real del novillo va cediendo pero se mantiene por arriba de la tendencia. Esta semana supera en 2% a la trayectoria de los promedios móviles de 52 semanas, cuando hace un mes y medio estaba 7% arriba. Todavía se ubica 15% arriba del de hace un año.

Análisis preliminar

Como lo advertimos previamente, puede que en la ralentización de los valores juegue una mayor oferta. Pero también debe influir la continuidad de los problemas económicos derivados de los distintos grados cuarentena que existen en el país, que se reflejaron en la cifra recién conocida de la reducción del 20% en el PBI del segundo trimestre, que es una contracción severísima.

Hasta ahora los precios del ganado y las carnes habían sorteado la crisis general pero habrá que empezar a ver con más detalle si esta situación puede continuar y, en caso contrario, cómo puede afectar la situación de los productores, más allá de los muy altos niveles de exportación que se siguen logrando.

Dejar un comentario