En un año se duplicó el área de riesgo de incendios en el centro del país

//En un año se duplicó el área de riesgo de incendios en el centro del país

En un año se duplicó el área de riesgo de incendios en el centro del país

2020-11-19T08:11:24-03:0019 de noviembre, 2020|0 comentarios

Cada año ocurren incendios entre noviembre y marzo, pero en esta oportunidad el riesgo es mayor. Se registra un marcado déficit hídrico, que se suma a un pronóstico de temperaturas por encima de lo normal y una acumulación de material vegetal por las lluvias de agosto y septiembre. Frente a este panorama, desde el INTA estiman que la superficie en riesgo en el sudoeste de Buenos Aires, La Pampa y Río Negro se duplicó, superando las 7 millones de hectáreas.

“En La Pampa pasamos de tener 2 millones de hectáreas con riesgo entre moderado y severo a 4,6 millones”, aseguró Pablo Vázquez, de gestión ambiental del INTA Anguil.

Si bien los pastizales están afectados por la sequía, respondieron bien a las lluvias invernales, amontonándose forraje en áreas de difícil acceso para el ganado, alejadas de las fuentes de agua. A esto se agrega que hay cerca de 3 millones de hectáreas que no se han incendiado en más de 10 años y también acumulan material seco.

A su vez en el sur de Buenos Aires hay 1,4 millones de hectáreas en riesgo y en Río Negro, 1,1 millones de hectáreas en esas condiciones.

Ante este panorama y considerando los incendios que se existen en otras once provincias (que limitan la disponibilidad de recursos humanos y equipos para combatirlos), es necesario tener muy en cuenta las prácticas de prevención en los campos.

Manejar el riesgo  

Desde el INTA destacan la importancia de mantener limpias de vegetación las picadas cortafuego, alambrados e instalaciones. Esta tarea puede realizarse con arado o rastra de discos en una franja de ocho metros a cada lado del alambrado, en los potreros con vegetación baja y de 20 metros en los campos con monte. Asimismo, es necesario coordinar con municipios y vialidad provincial o nacional el mantenimiento de las banquinas de rutas.

Se recomienda hacer un buen manejo del pastoreo en zonas susceptibles de incendio. Las aguadas tienen que estar lo más limpias posibles y ser de una superficie adecuada a la cantidad de hacienda del campo, ya que constituyen un posible refugio para los animales en caso de peligro.

También aconsejan realizar quemas preventivas controladas en los momentos adecuados del año, avisando con 72 horas de antelación a los cuarteles de bomberos más cercanos. En todos los casos, es clave tener muy presente los parámetros de temperatura, humedad y viento para realizar esta práctica.

Herramientas de precisión

Además de estas recomendaciones, el INTA tiene a disposición de los productores, asociaciones y municipios un mapa de peligrosidad de incendios, que detalla la ubicación de las áreas del alto riesgo para la próxima temporada, que va de noviembre hasta febrero siguiente. Generado cada año por el INTA La Pampa, el modelo tiene una predictibilidad del 80%.

A su vez, el índice de peligrosidad de incendios está disponible en la web del SEPA. Se calcula a partir del índice de vegetación normalizado, asociado a la cantidad y el estado de la biomasa acumulada en superficie, utilizando imágenes del sensor VIIRS del satélite Suomi-NPP con una resolución espacial de 375 metros.

Dejar un comentario