23 de Abril del 2018

10-04-2018

Acuerdos con EFTA y Canadá, una oportunidad para las carnes vacunas

 

Este mes se realizará la tercera reunión entre el Mercosur y EFTA (la asociación comercial que une a los mercados de Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein) cuyo objetivo es la firma de una acuerdo de libre comercio entre ambos bloques.

Con este motivo, el Instituto para las Negociaciones Económicas Internacionales (INAI) publicó un análisis en el que se detectan los productos con ventajas para ser exportados desde el Sur de América hacia estos mercados europeos.

La carne vacuna sin hueso, enfriada y congelada, figura entre los productos con mejores oportunidades, en cada uno de esos cuatro mercados, tanto desde la Argentina como desde los demás socios, tal como era de prever.

Entre 2014 y 2016, la Argentina destinó menos del 1% de sus ventas al exterior de carnes a estos cuatro mercados, mientras que éstos importaron casi 50 veces lo que la Argentina les vendió.

La principal amenaza para los países del Mercosur la constituye el salmón y otros pescados que exportan los miembros de la EFTA.

Simultáneamente, el INAI publicó otro análisis similar con respecto a las negociaciones lanzadas para alcanzar un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y Canadá.

De allí, nuevamente, se identifica a la carne vacuna congelada del bloque del Sur como uno de los productos con ventajas. En la base de 2014-2016 no existieron exportaciones desde la Argentina ya que su carne cruda no estaba aceptada, entonces.

De las amenazas para el Mercosur se destaca la carne porcina. En tanto, entre los productos que pueden significar una importante competencia para las exportaciones argentinas hacia sus socios regionales, se incluye al semen bovino.

De manera más general, estas dos iniciativas responden positivamente a la necesidad del Mercosur de relacionarse con el resto del mundo más activamente, buscando ventajas comerciales que largamente ha dejado pasar de lado en su cuarto de siglo de existencia y que han engrosado sus falencias en materia de competitividad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *